Libertad condicional para miembro de banda que cayó con 600 kilos de droga

Viernes 24 de mayo de 2019
La droga fue detectada por la Gendamería dentro de un cisterna que era remolcado por una camioneta.
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

Un sujeto de 45 años condenado por integrar una banda narco que intentó traficar más de 600 kilogramos de marihuana en un tanque cisterna remolcado por una camioneta accedió al beneficio de la libertad condicional. 
La medida decretada recientemente por el Tribunal Federal de Posadas benefició a Abelino Enrique Soto (45), quien está privado de su libertad desde mediados de 2015, cuando la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) ejecutó una serie de procedimientos que culminaron con el desbaratamiento de la banda criminal. 
Según consta en fallo judicial publicado en el portal web del Centro de Información Judicial (CIJ), la concesión de dicho beneficio carcelario para Soto fue firmado el miércoles, por lo que a partir de ahora el hombre podrá egresar del presidio en el cual pasaba sus noches desde hace varios años, aunque con determinadas restricciones. 
Es que en la misma resolución las autoridades judiciales establecieron determinadas condiciones que el condenado deberá cumplir para mantener en pie el beneficio. 
Por ejemplo, se determinó que deberá residir en el domicilio que fijó en la ciudad de Jardín América, como así también abstenerse del consumo tanto de bebidas alcohólicas como de estupefacientes, no cometer nuevos delitos y someterse a las autoridades de supervisación de ejecución de la pena. 
Todas estas condiciones regirán hasta el 22 de agosto de 2021, fecha en la cual se daría por agotada el cumplimiento de la pena impuesta en su contra. 
A fines de diciembre último, Soto fue condenado a la pena de seis años de prisión mediante la firma de un juicio abreviado en el cual reconoció su responsabilidad en los hechos que le endilgaban, pero el tiempo de la condena comienza a contar desde su detención, la cual se concretó a mediados de 2015 y es por ello que en la actualidad ya está en condiciones de acceder al beneficio carcelario que ahora le concedieron. 
De acuerdo a lo que se pudo recabar, en el acuerdo de juicio abreviado Soto aceptó ser condenado bajo la figura de partícipe necesario del delito de transporte de estupefacientes agravado, en una causa en la cual hubo otros tres involucrados.

La causa
La causa que llevó a Soto a la prisión salió a la luz después de una serie de procedimientos simultáneos ejecutados por la GNA en Jardín América y localidades aledañas. 
En esa instancia quedó al descubierto el ardid de un grupo criminal que se encargaba de recibir estupefacientes provenientes de Paraguay, acondicionarlos en vehículos en Misiones y luego enviarlos hacia Buenos Aires. 
Durante al menos seis meses los pesquisas de dicha fuerza federal estuvieron tras los pasos de la organización, hasta que obtuvieron información que terminó resultando clave para el paso el final. 
Es que durante la investigación supieron que un hombre vendría desde Buenos Aires con una camioneta que luego sería utilizada para transportar marihuana nuevamente hacia la capital del país. 
Fue así que hicieron el seguimiento de una Ford Ranger que tuvo varias paradas por el camino, hasta que finalmente llegó a Jardín América y quedó en manos de Soto, quien luego se encargó de hacer los acondicionamientos propios para ocultar la marihuana. 
Pero aquí estuvo también lo particular del hecho y es que para llevar los estupefacientes utilizaron un tanque cisterna que era remolcado por la camioneta en cuestión. 
Cuando los efectivos consideraron que tenían suficientes elementos como para dar el golpe final, lo hicieron. Así concretaron la detención de al menos ocho personas, de las cuales cuatro quedaron procesadas en la causa por su vinculación directa con el hecho investigado. 
Mediante allanamientos en distintos inmuebles de Jardín América detuvieron a parte de la banda, mientras que otros fueron capturados en pleno ardid, es decir, en pleno viaje hacia Buenos Aires. 
En primera instancia interceptaron un Peugeot en el que iban los que hacían de campana y minutos después pararon la marcha de la Ranger que remolcaba el cisterna. 
Luego de ellos los gendarmes realizaron las labores de rigor y con la intervención de canes antinarcóticos tuvieron la primera confirmación, ya que los perros reaccionaron en el tanque. 
Una vez abierto el cisterna, los efectivos dieron con la carga: 622,605 kilogramos de marihuana. 
Constatada la maniobra narco, los demorados pasaron a condición de detenidos y desde ese momento quedaron a privados de su libertad y a disposición de la Justicia Federal, cuyas diversas autoridades durante varios años instruyeron la causa hasta llegar a la instancia de debate oral y público, que se terminó resolviendo en un juicio abreviado.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina