CFK denunció que su hija se enfermó por la “persecución feroz” que sufrió

Viernes 15 de marzo de 2019
La senadora nacional se trasladó ayer a la madrugada hacia el país caribeño.
La ex presidente Cristina Kirchner viajó ayer a la madrugada a Cuba. Según había informado en el juzgado de Claudio Bonadio, el magistrado que instruye varias de las causas que la tienen como imputada, la ex mandataria voló a la isla para reencontrarse con su hija, Florencia, que atraviesa problemas de salud.
Ayer por la mañana, cuando la ex jefa de Estado se encontraba rumbo a una escala en Panamá en un servicio de la aerolínea Copa, su equipo de comunicación difundió un video de casi cinco minutos donde se pueden ver imágenes de la joven cineasta y se escucha la voz en off de Cristina, quien explica cuál es el cuadro que atraviesa su hija.
“Mi hija, Florencia, producto de la persecución feroz a la que fue sometida, empezó a tener severos problemas de salud. El brutal estrés que sufrió devastó su cuerpo y su salud”, introdujo la ex Presidente.
Continuó: “Es muy terrible para una joven, que la acusen de haber ingresado a una asociación ilícita el mismo día que murió su padre, sí, el 27 de octubre de 2010”.
Si bien no dio precisiones sobre cuál es la enfermedad que aqueja a Florencia, la senadora nacional de Unidad Ciudadana contó que, como consecuencia de la patología, “no puede permanecer sentada ni de pie por períodos prolongados de tiempo”.
Reafirmó: “La persecución que han hecho sobre ella, y que la ha devastado, es porque es la hija de Néstor y Cristina Kirchner”.
El video cierra con un mensaje especial: “Les pido a los que nos odian, o que nos ven como enemigos, que por favor se metan conmigo, pero no con ella, no más con ella por favor”.
Vestida con un tapado rojo, a las 2:40 la ex mandataria salió del edificio de Uruguay y Juncal donde reside rumbo al aeropuerto internacional de Ezeiza, adonde ingresó a través de la pista para evitar cruzarse con otras personas.
A las 4:46 despegó el vuelo CM 364 de la empresa Copa con destino a Panamá. Desde allí hizo  conexión hacia La Habana.
Florencia Kirchner enfrenta un complejo panorama judicial y, a diferencia de su madre y de su hermano Máximo, no dispone de fueros parlamentarios.
Será juzgada en la causa Hotesur, la empresa que fue adquirida en 2008 por Néstor Kirchner con dos millones de dólares que el entonces ex Presidente compró en los días de mayor tensión en el mercado financiero, cuando el valor se depreciaba y se fugaban las divisas.   
La empresa administra los hoteles de Cristina Kirchner y su familia, incluido el Alto Calafate, el hotel de lujo que utilizó Lázaro Báez para una maniobra de alquiler de habitaciones. 
La hija del ex matrimonio presidencial también enfrentará el juicio oral por el caso Los Sauces, que investiga una serie de negociados inmobiliarios a través de los cuales se habrían lavado activos probablemente provenientes de fondos de la obra pública.

“Ella sentía que la iban a detener”

El dirigente peronista Eduardo Valdés, cercano al Papa Francisco y a la ex mandataria, afirmó que Florencia se encuentra realizando un tratamiento “producto de muchos ataques de pánico. Permanentemente sentía, a través de trascendidos periodísticos, que la iban a detener, y no podía congeniar el sueño”, reconoció el ex embajador en El Vaticano.Valdés mantuvo un encuentro con Cristina el domingo, previo a presentar la autorización ante el juzgado de Claudio Bonadio para poder realizar el viaje. El dirigente peronista, junto al líder de la Ctep, Juan Grabois, es una de las personas que acompañó a la ex mandataria en sus últimas citaciones a los tribunales federales de Comodoro Py.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina